Seguidores

martes, 29 de agosto de 2017

Intento de volver

Buenas tardes!!!
Estoy tratando de volver a escribir en algún momento en el blog.
No he tenido tiempo ni ganas tampoco. En octubre 2016 volví a trabajar por lo que estoy muchas horas fuera de mi casa. El poco tiempo que me queda libre lo he usado para hacer limpieza, he tirado la mayor parte de las cosas que guardaba para reciclar puesto que no voy a poder reciclar tanto como antes.
He hecho muy poca cosa y no tengo fotos como para mostrar. Se me rompió la compu hace un tiempo  y hoy escribo desde el celular, porque estoy en casa, esperando médico.
El frío y la humedad de este invierno me traen mal, un asco, puro mocos, dolor corporal, tos, formas...en fin...para tirar, jajaja.
Estuve a fines de junio con infección respiratoria y ahora estoy otra vez igual.
Bueno, imagino que no pasan a leer cosas feas y aburridas, así que cambiemos de tema, les cuento que he vuelto a emprender mi huerto, ya que Ozzy ya tiene 4 años y no rompe plantas...o mejor dicho, respeta la mayoría de mis plantas, aunque a veces alguna le molesta y la rompe o pasa a las corridas y como aún no se percata de que ya no es cachorro, que pesa 50kg, tira lo que esté en su camino.






















Tengo plantas de morrones, una de tomate cherry produciendo y varias en crecimiento. También acelgas, espinacas, remolachas, cebollas, cebolla de verdeo, perejil, apio, ajo chino, orégano, tomillo, orégano blanco, tomillo limón, cilantro. 1 árbol de limones,  1 de canela, 1 ciruelo amarillo,  1 de palta.
Todo está en recipientes reciclados, obviamente, jejeje. Esta bien no tener mucho tiempo pero algo hay que reciclar. Aunque el huerto urbano lleva algo de tiempo y dedicación,  seguramente es mucho menos de lo que debe llevar un huerto grande, en tierra, con mucha variedad de frutas y verduras...pero me encantaría tener un huerto bien grande, jiji. Es mágico ver aparecer una plantita donde se puso una semilla, cuidarla para que crezca sana y fuerte, que alcance todo su esplendor y lo mejor es saber que si cocinamos con esas verduras y frutas, estamos comiendo mejor, más sano, sin introducir tantos químicos a nuestro organismo.
Y acá los bebotes mimados de la casa.









Bueno gente linda, esto ya se fue demasiado largo para ser un 'Hola, cómo están?' Jajaja.
Pienso volver pronto...no se alejen demasiado de aquí. Jiji. Besossssss

viernes, 17 de junio de 2016

ATRIL DE MESA CON MADERA RECICLADA

 HOLAAAAA!!!
Volví más pronto de lo esperado, jajaja.
Les voy a mostrar hoy el atril que hice para mi mamá, está retomando su hobby, que es la pintura al óleo. El segundo domingo de mayo aquí en Uruguay se festeja el Día de la Madre, quería regalar a mi vieja algo relacionado a lo que le gusta, que le fuera útil...me acordé que no tenía atril para pintar y ya apareció en mi mente una imagen de lo que quería hacer...lo más difícil era llevarlo a la realidad.
Recurrí a mi querido galpón de trastos viejos, donde tengo todas las maderas que voy encontrando y trayendo a casa cada vez que puedo (hay días en que sufro por no tener un vehículo propio donde cargar taaantaaa madera que veo tirada y desperdiciada como basura!!). Sí tengo un galpón, es pequeño y está atiborrado de cosas, por eso dentro de la casa uso el cuarto pequeño- que antes era para invitados- como un anexo del galpón, jajaja (lo dicho, tengo alma de acumuladora, pero con ciertas restricciones, jajaja).
Bien, en ese montón de cacharros y cosas que esperan una inspiración súbita que las traiga de nuevo a la vida, encontré estas "lindas" maderas:


Ese banco medio arruinado también está en la dulce espera, a que me ponga las pilas, tome las tijeras, hilos y agujas, corte unos jeans viejos y le confeccione un nuevo asiento,  Pero aún no me animo a cortar esos jeans porque tengo otra idea dando vueltas en mi cabecita revoltosa, jijji.

Una vez que me hice del material básico, fui a por mi caja de herramientas, mi sierra caladora, una cinta métrica y unos tornillos y poca cosa más.
Medí, corté y empecé a armar las partes, con paciencia, encolé las partes que quedan fijas, además de poner unos tarugos que hice con unos palillos para brochetas, pues los tarugos que compré en la ferretería eran demasiado gruesos, casi del espesor de la madera más fina, que apenas tiene 1 cm.
 Averigüé para comprar unos apliques de metal para que se pueda mover e inclinar la parte donde se apoya el cuadro, eran carísimos, así que eso lo hice con unos trocitos de madera y más palillos de brochetas, jijiji. En la foto de aquí debajo pueden ver el detalle de lo que les digo


 De a poco tomó forma el atril. Luego debía pintarlo, en principio quería hacerlo muy colorido, alegre...pero luego de sentarme a tomar un café para descansar y reflexionar, me di cuenta que el color debe darlo el cuadro que esté pintando mamá en este atril, así que opté por pintar con látex blanco, y decorar con unas florecitas pintadas en acrílico negro y una frase que la inspire.

 Así se ve con un cuadro que está empezando a pintar la feliz dueña de este atril hecho con material reciclado. Aún estaba a medio terminar el atril también, jajaja. El cuadro creo que aún no lo ha terminado, o por lo menos no me lo ha mostrado, jajaja.
 Aquí pueden ver el proceso de pintura. Y de fondo mis materiales en mi mesa de trabajo, jajaja.

 La decoración es muy sencilla pero me agrada como queda.


 Una frase que la inspire...


 Los lados también están decorados...

Y mi mamá está feliz con su nuevo instrumento para sus momentos de relax, dedicando algunos momentos a su pasatiempo favorito, que lo tenía relegado desde hace mucho por dedicarse a trabajar y a cuidar de su familia.

Bella mi mami!!!!
Amigos, esto es todo por el viernes. Que tengan un precioso fin de semana!!!
Besos y gracias por sus visitas.